Horacio Rodríguez Larreta dará este viernes feriado un nuevo paso en su plan de reapertura de la cuarentena estricta.

El jefe de Gobierno encabezará una larga reunión junto al gabinete que desde hace casi cuatro meses está abocado a la gestión de la crisis en torno al coronavirus para avanzar en el diseño de las medidas que la semana próxima prevé llevar a la mesa de negociación con Alberto Fernández y Axel Kicillof.

La administración porteña analiza anunciar un programa de apertura escalonada de actividades que contempla no solo la cuestión comercial, sino también “lo social y lo deportivo”: “Un paquete integral”, graficaron colaboradores del jefe de Gobierno. De consensuarse en la mesa tripartita con la Casa Rosada y la Provincia, sería la primera vez que la Ciudad lance un cronograma por etapas a corto y mediano plazo, tras más de cien días de aislamiento. “Buscamos dar previsibilidad”, aseguraron.

“La decisión de abrir ya está definida”, remarcaron tajantes desde el gabinete porteño, según reproduce Infobae. La evolución de contagios de los últimos días alertó a las autoridades: el reporte vespertino de ayer del Ministerio de Salud volvió a registrar nuevos contagios por encima del millar -1.058-. El miércoles habían sido 1.116 y el martes, 1.025. Desde la cúpula del Gobierno de la Capital siguen la evolución de casos con la misma atención que miran el índice de contagiosidad (R) -ubicado en 1.05- y la ocupación de camas de terapia intensiva, que en el registro de ayer llegaba al 58.3% en el AMBA.

La efectividad de la etapa actual de la cuarentena, aseguran tanto en la Ciudad como en la Provincia, se debería empezar a reflejar a partir del fin de semana. Para el domingo, el jefe de Gobierno espera tener una posición consensuada con su gabinete para presentar en la semana en Olivos.

En las últimas horas, Rodríguez Larreta pidió sin embargo precaución con los protocolos de reapertura. Los borradores que se pasan entre los funcionarios con los cronogramas tentativos de reanudación de las actividades cambian a diario.

El martes, el jefe de Gobierno y el gobernador bonaerense hablaron otra vez por teléfono -”una charla tranquila y productiva”, subrayaron asesores de ambos mandatarios- y agendaron un encuentro para la semana próxima para empezar a definir el nuevo modelo de cuarentena que deberá regir a partir del viernes 17, cuando venza la fase estricta anunciada dos semanas atrás. Será en Olivos donde terminen de decidir, con la intermediación de jefe de Estado, qué hacer, de qué manera y cómo comunicarlo.

Rodríguez Larreta busca volver a la situación de hace una semana y media atrás si los contagios se estabilizan y el R se ubica en torno a 1 o debajo de 1.

La administración porteña avanza en ese sentido en la reapertura de los negocios no esenciales y el ejercicio al aire libre. Pero en la mesa chica que nutre al jefe de Gobierno se analiza además la posibilidad de sumar actividades y anunciar, como debaten, la puesta en marcha de un cronograma de habilitación de actividades escalonado, para dar más previsibilidad.

Rodríguez Larreta estudia todos los protocolos y sugerencias que le acercan sus colaboradores. Se analiza, de hecho, que las peluquerías puedan volver a abrir sus puertas en la semana que empieza el lunes 20. El plan escalonado que se revisa varias veces por día incluye además shoppings en un corto plazo. Y hasta trasciende que podrían anunciar para algunas semanas más adelante, si la curva sanitaria se mantiene estable, la vuelta de las reuniones sociales, con un número restrictivo de participantes. Todo está en revisión. La vuelta a las clases y el calendario escolar sigue siendo el principal interrogante.

La última palabra, de todos modos, saldrá del cónclave que mantendrán en Olivos el Presidente, el gobernador y el jefe de Gobierno antes de que finalice esta etapa.

 

 

Fuente: Infoveloz.com