El agua de la canilla sale con olor a cloaca. Los muestreos confirmaron que no es potable. Los comedores no funcionan porque no pueden cocinar con el agua en ese estado. Tal es el panorama en una zona de la Villa 21-24. Denuncian que la falta de soluciones por parte del gobierno de Horacio Rodríguez Larreta pone en riesgo a cientos de niños y niñas.

La denuncia fue realizada por la Junta Vecinal de la Villa 21-24 de Barracas, donde desde hace una semana decenas de familias de las manzanas 24, 25, 26, 27, 28 y 29 perciben que el agua de sus canillas sale con olor a cloaca. Los estudios confirmaron que el agua está contaminada y no es potable.

“La Junta Vecinal realizó un muestreo del agua del lugar y los resultados del laboratorio demuestran que es agua no potable. El riesgo sanitario y el desprecio por la dignidad humana parecen describir al gobierno de la Ciudad. No les importa dejar a cientos de niños y niñas sin agua para tomar, bañarse y lavar la ropa. No da respuesta a la grave situación de fondo (la contaminación en el agua de varias manzanas) ni a la situación urgente e inmediata (garantizar agua potable para decenas de familias)”, plantearon. Y agregaron: “La Junta Vecinal hace responsable al gobierno por el peligro que corren los vecinos vecinas as de la villa y exigimos soluciones inmediatas”.

 

 

Flavia Romero –integrante de la Junta y referente del Frente Popular Darío Santillán- explicó que “entre la Unidad de Gestión de Intervención Social (UGIS) y AYSA se pasan la pelota; tenemos que estar constantemente llamando para que nos mande  el camión de agua para abastecer a los vecinos. El fin de semana estuvieron sin agua los vecinos de en esas manzanas, los comedores no funcionan  porque ni tienen agua para poder cocinar y lavar los utensilios y así están varias familias sin tener agua porque sale con olor a cloaca”. Y remarcó: “Queremos que el gobierno se haga cargo de la situación”.

“Hay gente que la consume igual porque no pueden ir hasta San Blas, que es el único lugar donde van los camiones a dejar el agua. A los de manzana 24 les queda re lejos y hay personas mayores que no pueden caminar tantas cuadras y venir acarreando el agua desde allá”, advirtió un vecino. Y otra reclamó que se analice el estado del agua en el resto del barrio, ante la sospecha de que haya más zonas contaminadas.

 

Fuente:Nueva Ciudad