Bares, kioscos, boutiques y supermercados. Todos los rubros se vieron afectados por la crisis financiera y la suba en los costos para mantenerse: los emprendimientos duran cada vez menos.

Según advirtió la Confederación de la Mediana Empresa (CAME), el fenómeno se da en todo el país por la caída de las ventas en un marco de "subas de los costos operativos" pero en los barrios porteños escaló a un número increíble en tan solo un año.

De hecho, la Cámara Argentina de Comercio y Servicios precisó que la cantidad de locales comerciales sin actividad en la Ciudad de Buenos Aires y La Plata creció un 57% durante 2018. Entre los que están en venta, alquiler, clausurados o cerrados, encontramos unos 255 locales inactivos en la Ciudad.

 

 

 

Fuente: Minuto Uno.