Esta semana se instrumentó la primera de las seis fases de flexibilización gradual dispuestas por el gobierno porteño. Si se achica la curva de contagios, cada 15 días habría avances.

Desde el ministerio de Desarrollo Económico y Producción porteño destacaron el plan integral y gradual que esta semana puso en marcha la Ciudad para la apertura de las actividades económicas y sociales, y subrayaron la importancia del cuidado y el compromiso de la sociedad para una pronta vuelta a la "normalidad".

"Si todos cumplimos con la distancia social y somos responsables, las aperturas se van a producir más rápido", prometió José Luis Giusti, ministro de Desarrollo Económico y Producción porteño.

Y destacó: "La pandemia hizo que se restringieran libertades en todo el mundo. Este plan se apoya en el comportamiento que tenemos como sociedad para recuperarlas y para reducir el riesgo de volver atrás". "No depende solamente del Gobierno sino de todos los ciudadanos. La conducta individual es parte fundamental del proceso de apertura", añadió.

El ministro explicó que la intención es avanzar paulatinamente hacia un escenario de normalidad respetando los protocolos, el distanciamiento social y teniendo "mucha responsabilidad social". La Ciudad diagramó un plan tiene de seis etapas: la primera abarca dos semanas y, a medida que pasen los días, se decidirá la siguiente. "Se busca dar flexibilidad a los distintos sectores y la posibilidad de organizarse y planificar hacia adelante. Tomamos decisiones en función de los datos sanitarios", señaló Giusti.

El ministro remarcó que"“en estos primeros 15 días habilitamos casi el 90% de los comercios de la Ciudad: el lunes fueron los de cercanía con las galerías barriales, el miércoles se incorporaron los negocios de indumentaria y calzado y el 3 de agosto volverán los comercios ubicados en zonas de alto tránsito".

Aseguró que su cartera trabaja junto a todos los sectores en el diseño de los protocolos para que las actividades económicas vuelvan de manera gradual, y "lo más rápido posible pero cuidando siempre el aspecto sanitario".

Giusti precisó que "en la Ciudad estamos complementando el apoyo que viene dando el gobierno nacional para aliviar la situación con una serie de medidas, que son paliativos para los sectores más damnificados". Y recordó que "la Legislatura sancionó una exención de ABL para todos los comercios no esenciales de la Ciudad y se está trabajando en una línea de créditos muy concreta para la actividad comercial, con una tasa subsidiada del 12 por ciento y con devolución que empieza el año que viene".

 

 

Fuente: Minuto Uno