El jefe de gobierno porteño Horacio Rodríguez Larreta, una vez más se salió con las suyas y logró gracias al voto de sus nuevos aliados políticos, Evolución y el socialismo, sancionar una ley que tiene como propósito vender tierras de la Villa 31 y predios linderos saldar la deuda del Paseo del Bajo.

Durante el tratamiento del proyecto de ley de ley Nº 671 en el recinto de sesiones, estuvieron presente vecinos del barrio Padre Mugica que rechazan la iniciativa del gobierno porteño porque no les garantiza la propiedad de la tierra y por considerar que es expulsivo al posibilitar que el mercado inmobiliario compre los terrenos.

Los fundamentos del expediente Nro. 671-J-2019, dejan en claro que "el producido de las ventas que se realicen tendrán como destino específico el financiamiento de programas de infraestructura en salud, educación y vivienda, como así también a la cancelación de amortizaciones de deuda".

Durante el debate en el Recinto, el jefe de la bancada oficialista, Agustín Forchieri, miembro informante, destacó que durante el proceso de reubicación de vecinos del barrio Mugica no se realizarán desalojos forzosos. Además valoró que fruto del consenso se avanzó en la construcción de 2 nuevas escuelas y que la Ciudad va a ganar 2 hectáreas que antes no tenía.

Durante el debate, el vicepresidente II de la Legislatura e integrante del bloque Unidad Ciudadana, Carlos Tomada dijo no saber si con el tratamiento de la ley sorprenderse o no. "No se entiende porqué presentan este proyecto" y señaló que "podría repasar los anuncios presidenciales donde nos decían que les tengamos confianza". 


Además, pidió al oficialismo que "por favor pongan en el texto cuáles son los objetivos reales de la venta de las tierras" y agregó que para el oficialismo "es una ley más pero a los vecinos se les va la vida y el derecho a la vivienda".