"A Toresani, Segurola y Habana 4310, séptimo piso, y vamos a ver si me dura treinta segundos", dijo alguna vez Diego Armando Maradona. Y de ahi en más, el cruce de calles donde se ubicaba la casa del ídolo se hizo mundialmente famosa.

 

Segurola y Habana: La pelea entre Maradona y Toresani en el regreso de Diego a Boca

 

Momentos después que se conociera su fallecimiento, esta intersección del barrio porteño de Devoto se convirtió en un improvisado y espontáneo altar en su honor.

En el día de hoy, esta intersección fue rebautizada por los fanáticos del Diez. Los carteles de la calle ahora se llaman 'Diego' y 'Maradona'. Incluso, la altura fue modificada por la fecha de nacimiento de Maradona y el símbolo de infinito.

Super Secretario on Twitter