En el barrio de Caballito, médicos y pacientes del Hospital Oncológico María Curie llevaron a cabo un abrazo simbólico a la institución para denunciar el desabastecimiento del nosocomio, y el posterior cierre y traslado que intenta realizar el gobierno porteño conducido por Horacio Rodríguez Larreta.

Profesionales del María Curie denunciaron: “Quieren exponer a pacientes con cáncer a enfermedades infectocontagiosas”.

Las intenciones de trasladar el hospital se centran en la creación del Complejo Hospitalario Sur, que planea la concentración en la zona del Hospital de Infecciosas Muñiz anexando otras cuatro instituciones que, hoy por hoy, se encuentran ubicadas en distintos puntos de la ciudad de Buenos Aires.

Los hospitales que el Gobierno porteño quiere trasladar son el Udaondo, Ferrer, el propio María Curie y el Instituto de Rehabilitación Psicofísica.

El Dr. Gabriel Zutelman destacó la importancia del instituto ya que “el único instituto gratuito que atiende cáncer es el hospital oncológico María Curie, porque el Ángel Roffo cobra y es universitario”.

A su vez, Mariana Bosco, enfermera, expresó: “Este hospital tiene 87 años trabajando en la lucha contra el cáncer y es el tercer hospital en el mundo María Curie, el primero está en Francia y el segundo en Polonia”.