Una serie de imágenes y testimonios expusieron el estado de abandono que sufre el hospital Cosme Argerich que refleja la situación crítica por la atraviesa la Salud Pública en la ciudad de Buenos Aires.  

En un video puede observarse largas filas de pacientes que aguardan ser atendidos. Además denuncian la falta de personal médico y graves falencias en infraestructura.

 

El abandono del hospital Argerich

 

Un pariente de una persona que se atiende en el Argerich expresó su bronca por el estado de abandono del hospital. “Estoy totalmente indignado. Ingresé a las 7 de la mañana por la guardia y no había nadie en la recepción. No hay seguridad, ni tampoco los que tendrían que estar dando los turnos. Todo estaba apagado” dijo.

El denunciante relató que al llegar al nosocomio “había un grupo de 15 personas esperando desde antes de las siete de la mañana y a la media hora aparece un personal de seguridad que te manda a sacar número”. Además relató que “donde hay que pedir los números no hay nadie”.

 

 

En el mismo sentido agregó que las máquinas instaladas que brindan turnos de manera virtual “ninguno funciona”. Es más, añadió -mostrando fotos- que los aparatos no estaban “ni enchufados”.  

 

 

 

El denunciante siguió relatando su experiencia en el establecimiento: “Le pedí al encargado de seguridad si podía subir al ascensor y me respondió ‘pasas pero bajo tu responsabilidad. Ni siquiera los médicos me dieron ayuda viendo que estaba arrastrando a una persona enferma” resaltó indignado.

 

Asimismo, la persona que denunció el mal estado del edificio indicó que hay personas que pasan la noche en el Argerich para que los puedan atender y conseguir número, pero que lamentablemente hasta las 8 de la mañana no hay atención.

 

Una vez que pudieron asistirlo y le otorgaron una habitación para su familiar, manifestó que el lugar “era un desastre. Parece que fuera un hospital de guerra o que brotó una epidemia”, haciendo referencia a las deplorables condiciones de las habitaciones de internación de los pacientes.

 

Otro de los hechos para resaltar fue que en las habitaciones “La pieza que le otorgaron a mi familiar, que es la mejor, no tenía ni un foco de luz. Hasta te cobran $30 para la ficha del televisor” finalizó.

 

 

Fuente:RevistaQue