El Cuerpo de Delegados de Comerciales de la UTE sacó un documento en el que denuncia lo que consideró como “Las mentiras de Acuña”. Los docentes rechazan declaraciones de la ministra de Educación porteña, Soledad Acuña, realizadas en diferentes medios para habilitar el cierre de las nocturnas.

“En los últimos días –sostiene el documento– en distintos medios la ministra de educación porteña, Soledad Acuña, hizo declaraciones falaces y tendenciosas para justificar lo injustificable: el cierre de las escuelas nocturnas, algo nunca antes visto en democracia. Bajo la lógica de un discurso cínico y engañoso, la ministra se ampara para justificar dicha medida antidemocrática, que deja a much@s jóvenes sin educación y a docentes sin trabajo.”·

1. “Hay un montón de ofertas educativas en la ciudad”, dijo Acuña. Y los docentes responden que “los estudiantes de 16 a 18 años no tienen donde estudiar con esta resolución: los CENS son escuelas nocturnas para adultos mayores de 18 años; las ‘escuelas de reingreso’ dan vacantes solo a estudiantes que hayan estado al menos 1 año sin estudiar, es decir, fuera del sistema; en los colegios diurnos no pueden –insisten los docentes– legalmente ingresar a 1° año alumn@s con más de 15 años.” “En conclusión –subraya el documento–, muchísim@s estudiantes de los sectores más vulnerables quedan expulsados del sistema”.

2. “A menos de diez cuadras hay otras escuelas con otras modalidades”, declaró Acuña, y los docentes le responden que se trata de “otra mentira”.  “Las escuelas próximas que puede haber no pueden incluir al sector de jóvenes referido. Y la resolución 4055 no establece ninguna política para asegurar la vacante en el ámbito público de los estudiantes afectados”, explica el documento.

3. “La resolución 4055 solo establece el cierre de primer año”, aseguró Acuña.  Y les delegades aclaran que “la medida indica eso pero la ministra calla que se reducen los cursos de segundo a cuarto año. Solo se asegura que pueda completar sus estudios quienes ya estén cursando en esta modalidad y en dos años –subrayan en el documento– se elimina de forma absoluta y definitiva esta oferta educativa.”

4. “En el turno noche hay muy bajo nivel de terminalidad”, declaró la ministra de Educación porteña.  “Este es un problema de todos los turnos y modalidades educativas –refutan los delegados–. La repitencia, la deserción y la desproporción entre ingresantes y egresados son fenómenos presentes en todos los ámbitos, debido a la falta de políticas apropiadas y recursos para abordar dicho problema.”

5. “No se van a perder fuentes de trabajo” y “los docentes despedidos podrán reubicarse en otros niveles y modalidades”, sostuvo Acuña. Les delegades explican que “el Gobierno porteño no establece ningún mecanismo para sostener los puestos de trabajo”. Y aseguran que “se deja librada a la suerte que un docente pueda tomar horas en acto público, pero al cerrarse escuelas y reducirse los cursos, la oferta de horas obviamente también se reduce.” Y subrayan que “las horas que refiere la ministra que quedan sin cubrir son del turno diurno, no de la noche.”

6. “Hoy estamos pagando salarios a docentes que no tienen estudiantes, porque los jóvenes eligen otra oferta”, declaró Soledad Acuña. “Normalmente, en el turno noche, los grupos son más reducidos, en promedio de diez estudiantes por curso –aclaran les delegades de los Comerciales de UTE–, pero a su vez el perfil de los alumnos que estudia en la escuela nocturna es el que más contención y apoyo requiere, pues está conformado por jóvenes que trabajan o padecen graves conflictos socio-económicos, por lo cual necesitan de mucho más apoyo y contención. Pero por supuesto, la ministra que no es docente ni jamás dio clases, no puede hacerse una idea de esto.”

7. “Las escuelas cierran porque tienen un plan de estudio anticuado”, declaró la ministra de Educación porteña.  Los docentes replican que “durante los últimos años la mayoría de las escuelas afectadas ha presentado proyectos para modificar la propuesta educativa y adecuarla a los planes vigentes en los colegios diurnos pero sistemáticamente se los ha rechazado o dejado de lado. A pesar de que el plan de estudios se haya conformado en 1974, los programas y planificaciones de cada materia sí han sido agiornados a las necesidades y desafíos del presente.”     

 

Fuente:Página/12