Esta tarde se derrumbó una vivienda que funcionaba como supermercado en la planta baja y como casa de familia en la alta, ubicada en la avenida Pavón 3062, en el barrio porteño de San Cristóbal.

La Policía de la ciudad de Buenos Aires intenta sacar a un hombre que está atrapado entre los escombros y  habría estado durmiendo en el primer piso. Cuando lograron llegar al cuerpo constataron que estaba sin vida.

Se trataría de un joven de 32 años que trabajaba en el supermercado, pero que estaba descansando en la segunda planta en el momento que se generó el derrumbe y quedó atrapado por los escombros.

 

 


El supermercado y la casa estaban pegados a una obra en construcción donde se estaba realizando tareas de excavación. Según relataron los vecinos  el dueño del súper le había pedido a las autoridades de la obra que extremen los cuidados en la seguridad de la construcción.

 

Se trataría de una obra en etapa de submuracion. El primer piso del supermercado chino lindero cayó hacia la obra y produjo el desmoramiento total de la estructura.

El SAME le hizo controles clínicos a 8 personas, 3 hombres y 5 mujeres, entre ellas una señora mayor que sufrió un pico de presión. Trabajan en el lugar Bomberos de la Ciudad, SAME, Emergencias, Guardia de Auxilio, Defensa Civil y Policia de la Ciudad.

Al momento del derrumbe el supermercado estaba cerrado, motivo por el que no había gente comprando y solo estaban algunos de los empleados, quienes pudieron salir poco tiempo después de que se generada el accidente.
El titular del SAME, Alberto Crescenti, había adelantado que el rescate era "muy difícil" debido a la cantidad de escombros, pero que tenían identificada a la persona atrapada gracias al trabajo de los perros que tiene la policía de la Ciudad de Buenos Aires.

El SAME había montado un operativo de emergencia para trasladar al joven atrapado en helicóptero pero no lograron sacarlo con vida. La familia esperaba al lado de los escombros las noticias del rescate y fueron notificados por el jefe de Bomberos sobre la trágica noticia.

 

 

La Agencia Gubernamental de Control de la Ciudad confirmó que la obra se encontraba habilitada. Según detallaron desde ese organismo, la última inspección a la obra fue el 25 de marzo. En esa instancia, se habría intimado a quienes están a cargo a que llevaran a cabo tareas de submuración, a la vez que se programó una nueva inspección para el 3 de abril.

Sin embargo, desde la Unión Obrera de la Construcción de la República Argentina (UOCRA) aseguraron que el 4 de febrero el gremio radicó una denuncia por falta de señalización y protección de zanjas y excavaciones, falta de elementos de seguridad para albañiles y otras irregularidades en la obra.