"La diferencia entre la reunión pasada y esta son $144”, precisó el secretario adjunto de la Unión de Trabajadores de la Educación (UTE), Guillermo Parodi.  

El número es contundente y no hace más que dejar en claro la firme decisión del gobierno porteño de mantenerse firme en un mínimo aumento en los salarios docentes: un 12 % a cobrarse en dos cuotas (8% en marzo y 4% en agosto).

Y eso, claramente,“está muy lejos de lo que estamos esperando, está lejos de la pauta inflacionaria. Hay una decisión de que perdamos poder adquisitivo", afirmó Parodi.

El dirigente sindical aclaró que más allá de eso el espíritu de los docentes es "dialogar con los chicos en las aulas", aunque se discutirá con asambleas de base y determinarán cómo continuar con el reclamo porque los docentes de la Ciudad de Buenos Aires piden un incremento del 24 por ciento, precisamente el doble de lo que ofrece Larreta, y que se establezca, además, la denominada cláusula gatillo por si la inflación supera ese porcentaje.