Desde la semana pasada, quedó en evidencia la estrecha relación que vincula a Horacio Rodríguez Larreta con una organización que nuclea a las iglesias evangélicas. Hace días los porteños pudieron ver en los carteles de tránsito digitales, en las estaciones del subte y Metrobus y hasta en las pantallas de turnos de las sedes comunales, la frase "Navidad es Jesús".

La novedad se produjo luego de que el gobierno porteño aceptara la solicitud que, por primera vez, realizó esa entidad evangélica, que forma parte de un conglomerado mucho mayor y cuyo poder de lobby creció exponencialmente en los últimos años, en particular de la mano de la administración macrista en la Ciudad, la Alianza Cristiana de las Iglesias Evangélicas (Aciera).

 

 

El gobierno local no comunicó en su web oficial la novedad, pero Jucum y Aciera sí lo hicieron en sus portales: “Los carteles digitales del Metrobus, en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, muestran el verdadero significado de la Navidad: ‘Navidad es Jesús’. Dicho anuncio que miles de personas verán en cada parada de colectivos, plazas o avenidas, es el mensaje anunciado por el ángel hace dos mil años a la Virgen María. Ese mensaje nos enfoca como creyentes a cumplir con el propósito de Dios”, detalló un mensaje oficial del Consejo Directivo Nacional de Aciera.
Fuentes de la Alianza le explicaron a Página 12 que es la primera vez que la entidad solicita al gobierno porteño participar con su mensaje en la cartelería urbana que habitualmente se usa para información de interés público.

“Aciera por carta solicitó difundir el mensaje en la cartelería electrónica. La nota fue dirigida al jefe de Gobierno porteño”, informaron las fuentes. La respuesta oficial, tal como se logró ver en los carteles, fue positiva. El pedido de publicar ese mensaje en espacios públicos oficiales se realizó únicamente en Ciudad de Buenos Aires, donde la campaña comenzó el 17 de diciembre y culminará el 26.

 

 

Aciera se fundó por pastores en 1982 como "fruto de un encuentro de voluntades a favor de la unidad del cuerpo de Cristo" y con el tiempo fue un espacio que sumó "el consenso mayoritario de la Iglesia evangélica argentina".

El año pasado, con el aval de Rodríguez Larreta, la entidad evangélica colmó el Teatro Colón con una gala por los 500 años de la reforma protestante.

Este año fue  un pilar en la lucha de los antiderechos en la campaña "por las dos vidas" en el debate por la legalización de la interrupción del embarazo.

 

Fuente:Revistaque