Muchos porteños se volcaron a los bares en el primer día del fin de semana en el que estuvieron habilitados para atender con mesas al aire libre y una serie de protocolos, tras casi cinco meses en que los solo pudieron trabajar con deliverys y la modalidad "take away".

Distintas fotos y videos en las redes sociales mostraron los locales gastronómicos con una gran afluencia de público.

El Gobierno de la Ciudad aclaró que para ubicar mesas en la calle, los bares y restaurantes deben tramitar la autorización correspondiente si es que no contaban con ella antes de la cuarentena.

En los bares y restaurantes está autorizada la utilización de los sanitarios, cumpliendo normas de higiene específicas y cuidando que no se produzcan aglomeraciones de gente en los pasillos y demás lugares cerrados.

Según se informó, "el comensal debe estar con el barbijo mientras no está comiendo ni bebiendo", y se debe respetar que solo "son cuatro personas por mesa a 1,5 metros entre sí y cada mesa a dos metros de distancia".

En el caso de los restaurantes, los cubiertos deben ser limpiados con una sustancia específica que está en el protocolo para no correr riesgos. A partir de la semana que viene, en aquellas calles en donde sea posible, se cortará un carril para habilitar mesas y sillas.

 

 

Fuente: Ámbito.com