Nicolás Ramos es fotógrafo. Esta vez, le tocó estar en el lugar justo, en el momento justo. Ramos logró retratar una situación de violencia contra un ciudadano que ocurrió el viernes pasado en el barrio porteño de San Telmo.

Vicente Ferrer tenía 68 años. Había ingresado al supermercado ubicado en Brasil 757 y al salir, había intentado llevarse sin pagar un queso, un aceite, una mermelada y un chocolate, productos con un costo de alrededor de los 400 pesos. Al salir fue interceptado por agentes de seguridad del local, quienes le propinaron una golpiza tal que Ferrer terminó muerto.

Ramos regresaba a su casa (es vecino del barrio) cuando vio la escena y decidió que era importante fotografiarla. La imagen muestra como tres policías de la Ciudad y una mujer intentan reanimar a Ferrer, tirado en el piso. Nicolás la subió a su cuenta de Twitter y enseguida se viralizó.

"Publiqué la foto en mis redes y la información que recogí en el lugar porque me dio la sensación de que la policía quería ocultar el hecho. Los testigos remarcaban que la gente del supermercado le había pegado al hombre con mucha saña. Él se resistió hasta que pudo, pero cuando cayó al suelo, le pegaron patadas en el piso y cuando yo lo vi ya estaba inconsciente", contó Ramos.

También agregó que la policía lo corrió del perímetro y lo increpó para que no documente la situación: "No querían que se sepa lo que pasaba".

La víctima fue trasladada al hospital Argerich del barrio porteño de La Boca, donde se constató su fallecimiento debido a una hemorragia cerebral.

 

Fuente: Minuto Uno