Eduardo Feinmann y Facundo Pastor tienen evidentemente diferentes miradas sobre los mismos temas.

Y al parecer le debe haber llegado algún dato a Eduardo quien aseguró que a pesar de no decirlo pensaba que el era un pelotudo.

Feinmann aseguró que ambos quieren vivir en países distintos y mientras Pastor intentaba decirle que para él hay que esperar el fallo de la justicia que defina de qué lado de la tranquera están los delincuentes, Feinmann se picó y le dijo que se creía el dueño de la verdad y que consideraba que él era un pelotudo. A confesión de partes...

 

 

 

 

 

Fuente: Diario Registrado