Soledad Aquino, ex de Marcelo Tinelli, sufrió mucho en el 2021 tanto que hasta estuvo al borde de la muerte después de haber estado internada por varias semanas en el Sanatorio de la Trinidad. Finalmente, tras ocho meses internada, se sometió a un trasplante de hígado luego que apareciese un donante.

Esta noche, Soledad Aquino, dio detalles en LAM del difícil momento que atravesó el año pasado y que en pocos meses ya se cumpla un año de su trasplante de hígado. Estefi Berardi le consultó si en algún momento de su internación tuvo fe de que todo saliera bien:

“En el momento de la operación, del trasplante, ¿tuviste miedo o algún pensamiento negativo o en ningún momento perdiste la fe? Porque me magino que fue algo determinante”.

Tweet de América TV

Ahí, la mamá de Cande y Mica Tinelli se sinceró emocionada: “Tuve mucho cag…, mucho miedo. Y más cuando me contaron después que tuve paros cardíacos y todo lo que pasó. Mi médico me tuvo que revivir como en las películas cuando te empujan el corazón, no es que fue con máquinas o algo. Me tuvieron que revivir de nuevo y eso me pareció increíble”.

“Y tuve miedo muchas veces más después de todo eso, porque cuando ves que se te vienen todos los médicos juntos decís ‘Dios, algo falló’. No estaba todo bien todo el tiempo”, agregó.

Y cerró: “Me ponían potasio, me bajaba algo, me subía la presión. Yo preguntaba, ¿cuándo voy a estar normal? ¿Cuándo voy a estar bien?”.

Fuente: La100.cienradios.com