Luego de la sorpresiva renuncia de Miguel Ángel Rodríguez, solo cinco parejas quedaban en carrera para la definición del Cantando 2020 que tendrá lugar el próximo viernes en la pantalla de El Trece. Durante la apertura del programa del martes, los conductores Ángel de Brito y Laurita Fernández, realizaron el habitual saludo a los participantes. Todos esperaban el turno de Rocío Quiroz, y cuando la ronda llegó a la cantante, se vivió el momento más conmovedor de la gala.

 

 

En la madrugada del lunes, un fuerte temporal de viento y lluvia asoló buena parte de la provincia de Buenos Aires. Entre los damnificados estuvo la cantante tropical, que sufrió destrozos en su vivienda ubicada en la ciudad de Chascomús. “Cuando no encontrás respuestas, cuando decís ¡por qué? Hoy es un día muy triste, un día sin ganas de nada. Lo importante es que estamos todos bien, el susto. ¿Y ahora? Cómo seguimos. La verdad muy mal”, escribió la cantante en su cuenta de Instagram.

Por este motivo, Rocío no estuvo en la gala del lunes, y fue remplazada por su coach, Ana Durañona. Este martes volvió a la pista, y protagonizó uno de los momentos más emotivos en lo que va del certamen. “Quiero agradecer a todos por sus palabras, desde el primer momento que se enteraron lo que me pasó estuvieron todos mandándome mensajes”, señaló la cantante, y enumeró uno a uno a los integrantes del jurado: Nacha Guevara, Karina La Princesita, Oscar Mediavilla y Moria Casán.
 


 

“Gracias a Dios estamos todos bien. Lo material va y viene, me duele muchísimo porque queríamos terminar la casa y estar tranquilos. Uno siempre busca la comodidad, y más teniendo a mi bebé muy chiquita. Ella está bien y eso es lo principal”, agregó Quiroz. “Creo que tenés que aprovechar esta noche para descargar todo eso en tu música”, intervino Laurita Fernández, y la cantante asintió. “Quería venir y estar con mi compañero, tanto que peleamos por estar acá, casi a la final”, señaló en referencia a Rodrigo Tapari, quien la acompañaba a su lado, también emocionado.

Luego, Rocío tuvo un agradecimiento puntual hacia Moria Casán. “Todo el día y toda la noche estuvo mandándome para que vaya a su casa, y eso se valora muchísimo y se agradece de corazón. Yo soy una persona muy sencilla muy humilde, soy lo que soy, y eso se valora y por eso la gente se preocupó tanto por nosotros”, agregó la cantante.

“Además, Moria sé que estuvo trabajando para ayudarte a reconstruir”, acotó de Brito. “Moria no lo va a contar, así que lo cuento yo”, agregó el conductor, y recién ahí La One tomó la palabra: “Soy absolutamente genuina, no sabía lo que te había pasado, me enteré acá, por los posteos. Cuando lo vi, ya te veía en mi casa”, señaló la jurado, mientras los ojos de la cantante empezaban a llenarse de lágrimas.
 

Sin embargo, en lugar de darle asilo temporal, Moria optó por otro tipo de ayuda. Agradeció la intervención del abogado Andrés Sánchez Ibarra y realizó un sorpresivo anuncio. “Pusieron a disposición $1.000.000 que van a ser llevados a Chascomús para la construcción de tu vivienda. Ya tienen todo, acá no hay sarasa, ni vamos a ver, ni políticos de por medio”, agregó la vedette. Aplausos de todo el estudio y emoción incontenible en el rostro de Quiroz. 
 

Rocío Quiroz quebró en llanto al escuchar la donación, para arreglar su casa, que le consiguió Moria

 

Según contó Moria, cuando el abogado escuchó que ella invitaba a Rocío a la casa, se interesó por la situación y acercó la ayuda económica. “Sé la solidaridad de mi pueblo, por eso lo amo”, cerró Moria y le dio el pase a la cantante, que contó cómo se enteró de la donación. “Veníamos en la autopista viajando para acá y le muestro a Edu el mensaje. Tuvimos que frenar y volver a ver todo. Fue algo muy hermoso”, recordó Quiroz, que también se acordó de su coach por dejarlo todo durante su remplazo.

Dejarlo todo, superarse, en el escenario y en la vida. De todo eso se trata la historia de Rocío Quiroz, quien tenía una emoción guardad en la manga. Junto a Rodrigo Tapari, estaban ahí para competir. Y cuando Karina anunció que pasaban a las semifinales, la alegría y la emoción fueron completas.

Fuente: Infobae