Karina, La Princesita, se puso a llorar tras recibir elogios de parte de Natalia Oreiro en el Cantando. “Me gustan no solo sus canciones, me gusta ella”, fueron algunos de los halagos de la artista uruguaya.

“Siento mucha admiración. Nos hemos cruzado, yo no la conocía personalmente, y ha sido muy buena compañera. Me hizo sentir contenida, y más allá de ser una artista internacional, vino y eso demuestra su humildad. Vino y ni siquiera cantó, muy cálida, se merece la admiración de todos nosotros”, resumió Karina, con lágrimas en los ojos.

 

Karina “La Princesita” no pudo contener sus lágrimas ante la presencia de Natalia Oreiro

 

Jey Mammon y Carla del Huerto nos regalaron una gran sorpresa en la noche del Cantando 2020 con la presencia de Natalia Oreiro, que le puso el broche de hora a una buena performance. 

Natalia Oreiro apareció en medio de la coreografía para interpretar un fragmento de una de sus canciones. Vestida de rojo, con un modelo propio, Natalia se mostró feliz por participar y destacó: “que es hermoso estar acá, en un programa que le lleva alegría a la gente”. 

“A mí me pone re contenta que chicas más jóvenes interpreten mis temas en este programa”, comentó Oreiro. “Me parece un poco fuerte esto del homenaje”, manifestó la artista uruguaya. 

“Tiene un ángel especial esta mujer. Cuando bajó la escalera, dije: ‘bajó la virgen de Lourdes’”, esclamó Jey Mammon. 

Luego, Oreiro se reconoció fanática de Karina, La Princesita, y dijo que le encanta la cumbia. “Siento mucha admiración y ha sido muy buena compañera. Con sus actos muestra la humildad que tiene”, respondió la cantante.     

El fanatismo de Oreiro por Karina 

Natalia Oreiro compartió en su cuenta de Instagram un video en el que se la ve bailando embarazada el tema Con la misma moneda, de Karina, La Princesita.

“Es viernes y tu cuerpo lo sabe!! ⁣Ata (su hijo Merlín Atahualpa, de 8 años, fruto de su relación con Ricardo Mollo) estaba en mi panza de 9 meses y quería bailar con Karina”, fue el comentario que Oreiro le agregó al posteo.

 

Fuente: El Trece