En abril del 2019, Washington se convirtió en el primer estado de Estados Unidos en legalizar el compostaje de cuerpos humanos. Como resultado de esta nueva legislación, el primer sitio de compostaje humano del mundo, Recompose, abrirá sus puertas en la primavera de 2021 en el vecindario SoDo de Seattle.

Los planes para la instalación realizada por Olson Kundig Architects en colaboración con Katrina Spade, fundadora y directora ejecutiva de Recompose, se dieron a conocer ayer y no se parece en nada a una funeraria tradicional.
 

La instalación de más de 5.500 metros cuadrados es un espacio abierto lleno de luz decorado con una gran cantidad de vegetación que se puede mover. El espacio está compuesto por 75 espacios de forma hexagonal donde los cuerpos se almacenan para su descomposición. Todos los recipientes están apilados alrededor de un espacio de reunión destinado a ceremonias.
 

 

Se cree que el compostaje humano es significativamente más ecológico que los métodos tradicionales de entierro o cremación. El método de Recompose pendiente de patente consiste en colocar cuerpos en uno de los recipientes de humedad y temperatura controlados llenos de astillas de madera, alfalfa y paja. En solo 30 días de actividad microbiana, el cuerpo se descompone en el suelo. Realizar el compostaje humano consume solo una octava parte de la energía requerida para la cremación.
El proceso de compostaje humano genera alrededor de una yarda cúbica de tierra del cuerpo humano. Los dolientes pueden optar por mantener el suelo resultante o Recompose puede usarlo para ayudar a reforestar la tierra en el sur de Washington.

Fuente: Intriper