Los últimos dos años no fueron nada sencillos para Mirtha Wons. La querida actriz debió ser intervenida quirúrgicamente de sus manos y eso la alejó, durante un tiempo, de su profesión. Acto seguido, comenzó la pandemia de Covid 19, en marzo del año pasado, y su trabajo quedó estancado. No se hacían ficciones y los teatros estaba cerrados, su gran fuente de ingresos económicos mensuales. 

Y en un abrir y cerrar de ojos, en tal solo un mes, Mirtha se enfrentó a una dura realidad: ya no tenía mas ahorros para vivir y cubrir todos sus gastos de base. La situación, claro está, la preocupó y la alarmó por demás al punto que, durante un tiempo, ella misma confesó que tuvo que pedir plata prestada a su círculo mas cercano. Sin saber cuando iba a poder volver a actuar por las condiciones sanitarias del país, tomó una importante decisión.

Se asoció con una amiga de toda la vida y juntas lanzaron un emprendimiento de artesanías llamado Un Pez donde hacen almohadones,  con forma de peces gigantes, gotas,letras, cosas de decoración para cualquier clor bajo el lema de que transmitan variedad de colores y alegría en el ambiente donde estén. 

"Con mi amiga hicimos varios cursos de empredimientos para aesorarnos como corresponde y nos pusimos manos a la obra. estoy muy contenta con los resultados que estamos obteniendo pero, por ahora, claro, la producción es a baja escala", contó Wons, en diálogo con Juan etchegoyen, para Mitre Live. Un verdadera remadora. 

Fuente: Cronica.com.ar