Ya pasaron dos meses desde que Mariana Nannis decidió hacer pública la denuncia por violencia de género contra su ex esposo, Claudio Paul Caniggia. En una entrevista en el living de Susana Giménez, la mediática se sinceró sobre múltiples situaciones de violencia, algunas muy graves, a las que se vio sometida durante casi 30 años de matrimonio con el ex goleador. 

Luego de estas revelaciones, Nannis continuó con una catarata de denuncias y acusaciones contra Caniggia, acompañada también por su hijo Alexander, que la apoyó incondicionalmente en su decisión de denunciar e incluso corroboró muchas de dichas acusaciones. 

La última aparición de Nannis sucedió en las últimas horas, arribando al aeropuerto de Ezeiza. Apenas bajada del avión, Mariana brindó una pequeña entrevista a los periodistas que allí la esperaba. “Yo ya lloré 30 años porque me cagaban a palos. Y no pienso llorar más”, explicó respecto a la relación que mantuvo con el padre de sus tres hijos, a quien denunció por haber ejercido sobre ella violencia sexual dentro del matrimonio.

“Eran las 4:30 de la mañana y (como) yo no quería tener sexo con mi marido, me agarraba y me pegaba. Después, se acostaba conmigo”, aseguró Nannis. Por esta razón, contó que ahora le cuesta construir una relación amorosa: “Cuando te pegan y te hacen todas las cosas que me hizo mi marido, todos los abusos que hizo mi marido de mí, no quedás bien. Te cuesta estar con alguien, no podés...”.

Nannis anticipó que, por supuesto, realizará “todas las denuncias pertinentes” en la Justicia. “Tengo que hacerlo para recuperar mi dignidad, porque es indigno que te hagan estas cosas. Y es humillante. Y después, (para) proteger a mis hijos, porque mis hijos son mi familia”.

Inmediatamente, lanzó otra tremenda acusación contra Caniggia, al asegurar que él la habría amenazado de muerte en varias ocasiones, resguardándose y dando por sentada su impunidad, debido a una relación muy cercana que el exdelantero de la selección nacional mantiene tanto con el todavía presidente de la nación, Mauricio Macri, como con el presidente de Boca Juniors, Daniel Angelici.

“Cuando yo decía, llorando: ‘Me quiero ir, me voy a ir a Marbella’, él me pegaba y me decía: ‘Si te querés ir a Marbella, no te preocupes que yo te voy a mandar a matar. Yo soy amigo de Angelici, yo soy amigo de Macri, yo soy amigo de todos...’. Entonces a mí me cagaban a palos y no podía hacer la denuncia ni en Argentina ni en ningún lado”. Remarcó de manera textual la amenaza de su ex marido: “Si me hacés la denuncia, tu cabeza va a rodar porque soy amigo de Angelici, de Macri”.

“Si a mí me llega a pasar algo, ya saben a quién tienen que ir a buscar –dijo Nannis–. A los testaferros de mi marido, o a mi marido, o a todas las personas que nombré”. Y agregó: “Cuando tu marido te dice que si lo denunciás tu cabeza va a rodar, ‘si salís por esa puerta vas a terminar muerta’, ¿vos no tendrías miedo?”.

 

Fuente: Exitoína