Carmen Barbieri viene de meses complicadísimos por la muerte de su esposo y la enfermedad de su hijo, y ahora debe afrontar un nuevo problema de salud: tiene Culebrilla. En las últimas horas, su rostro fue invadido por el Herpes Zóster que la transfiguró.

La artista habló en Confrontados, en la tarde de El 9, y se mostró preocupada: “Una noche me dormí y, al otro día era un monstruo. Tengo un estrés por disgusto”.

Alejada hace una semana de la tevé, la participante del Cantando 2020 debió ser atendida de urgencia por un dermatólogo, un infectólogo y un oftalmólogo. En la intimidad de su casa, se encontró con una picadura que arrancó con el tamaño de un punto, invadió todo su hemisferio izquierdo comprometiendo uno de sus ojos, lo que la podía haber llevado a perder su visión.

“La vida me está dando avisos. Tengo la cara pos pelea de boxeo. Tengo un estrés pos disgusto. Toqué fondo y me salió la culebrilla. Me atendió el oftalmólogo porque el ojo podía estar comprometido, por suerte no fue así”, tranquilizó Carmen, que a fin de año perdió a Santiago, su marido.

“Fede quiere que piense en mi vida, que me priorice. La vida me está dando avisos, me sacude para que reaccione. Me cuesta mucho volver a ser yo. A partir de todo esto averigüe y todo el lado izquierdo está relacionado y tiene que ver con la maternidad”, se sinceró Barbieri, con Marina Calabró y su equipo de panelistas.

En plena vigilia por conocer el resultado del hisopado que hoy le hicieron a Fede Bal -acaba de superar un tumor de colón y es paciente oncológico- a partir del Covid positivo de muchos de los que integrarán Mastercheff celebrities, el capo cómico pasa horas de mucha angustia. Ansiosa y, quizá, con sus nervios elevados a su máxima potencia, reconoció. “Después de lo de Fede, se me paró el corazón, toqué fondo”.

 

 

Fuente: Paparazzi.com