El policía bonaerense Facundo Amendolara, imputado por balear a Santiago Chano Charpentier presentó este martes un escrito con su declaración a la Justicia, sobre lo que sucedió el 25 de julio de 2021 en la casa del músico en Exaltación de la Cruz.

Ante la UFI N°2 de Campana, Amendolara dijo que le disparó al cantante "como último remedio" para salvar su "propia vida ante ante desaforado ataque".

Según su relato, el policía arribó a la casa de Charpentier cerca de las 23 junto a Vanesa Flores y Mariano Giaccio, que prestaban servicio en la Estación de Policía Parada Robles. Los agentes habían sido llamados por un médico psiquiatra de la prepaga OSDE, Gonzalo Caliguri, porque Chano atravesaba un “cuadro psicótico” con “excitación psicomotriz” por probable consumo de sustancias psicoactivas.

También les comunicó que había ordenado su inmediata internación en un centro psiquiátrico. En el lugar, además, estaba la madre del músico, Marina Charpentier.

De acuerdo con la presentación, Amendolara aseguró que la peor parte llegó cuando Chano vio a su mamá con el doctor Caliguir. “¿Médico? ¿Quién sos vos? ¡Andate de acá! ¡Rajá hijo de puta, te voy a matar! ¡Te voy a clavar un cuchillo en la yugular! ¡Qué vamos a hablar! ¡Mirá cómo te tiro un cuchillo y te lo clavo!”, relató.

Cuando la madre le indicó a Chano que tenían que hospitalizarlo, el músico salió hacia el jardín y sacó un cuchillo. “En ese momento, se paró en la tarima de cemento del hall de ingreso a su casa. Tenía puesta una campera y la mano derecha dentro de su bolsillo. Con la izquierda nos hacía señas para que nos vayamos porque, si no, nos iba a matar”, describió Amendolara en el escrito.

“Cuando Chano me vio, vino corriendo hacia mí empuñando en alto la cuchilla, mientras me gritaba, totalmente alterado: ‘Te voy a matar!’. Comencé a retroceder rápidamente, sin sacarle la mirada mientras desenfundaba mi arma reglamentaria y le gritaba: ‘¡Tirá el cuchillo! ¡Tirá el cuchillo!’. Cuidaba de no caerme mientras corría hacia atrás, pero Chano cada vez se me acercaba más. Cuando estuvo aproximadamente a un metro y medio de distancia, a punto de alcanzarme con la cuchilla, le disparé como último remedio para salvar mi integridad física, para salvar mi propia vida, ante tan desaforado ataque", recordó el oficial.

De acuerdo con el relato, "Chano cayó hacia adelante sobre el pasto, con el cuchillo en la mano, mientras seguía gritando que me iba a matar. Lo miré al principal Giaggio, y le dije: ‘¡No tuve otra, Jefe! ¡No tuve otra!’”.

“Todas las pruebas demuestran que Chano estaba totalmente fuera de sí, que atacó a Amendolara y casi lo mata. Cuando le disparó, estaba entre 1 y 1,5 metros. Se defendió”, sostuvo el abogado del policía, Fernando Soto, tras la declaración de su defendido por quien pidió su sobreseimiento.

Fuente: Minuto Uno