En la sexta jornada del juicio por el asesinato de María Marta García Belsunce, ocurrido el 27 de octubre de 2002, un segundo testigo declaró contra Nicolás Pachelo. Se trata de Mariano Maggi, un dueño de concesionarios que conocía al imputado antes del crimen de la socióloga.

Según contó el empresario de la agencia de autos de Pilar, en el 2000 tuvo una fuerte discusión con Pachelo a raíz de la venta de una camioneta. Maggi reveló que el acusado le había entregado una seña y le había adelantado que le entregaría “cuatro cheques de terceros”, pero luego se perrcató de que habían sido robados.

Tras prometerle que le pagaría, le pidió que mantuviera en secreto el tema de los cheques: desde entonces comenzó el calvario. El testigo relató una serie de inconvenientes y episodios de violencia que vivió por una estafa con cheques por una suma de 25 mil dólares.

Luego de jurar decir la verdad frente al Tribunal Oral en lo Criminal N° 4 de San Isidr, Maggi aseguró que el imputado lo amenazó en varias ocasiones e incluso llegó a romperle los vidrios de la concesionaria: “Yo te rompí los vidrios. No te prendí fuego la agencia porque sé que sos una buena persona. Te voy a pagar”, le dijo.

“Si yo que tuve los huevos de matar a mi papá, imaginate lo que puedo hacer con vos o tu familia. Matarte no significa nada”, le habría dicho en ese momento según su versión.

Cabe recordar que el padre de Nicolás Pachelo, Roberto, murió en 1996, cuando el acusado tenía 20 años, a causa de un presunto suicidio. Desde entonces, las miradas recayeron sobre el principal sospechoso del crimen de García Belsunce.

En el expediente del suicidio de Roberto figuran personas que apuntan contra su hijo, ya que era la única persona que se encontraba junto a él al momento del disparo.

Fuente: La100.cienradios.com