La televisión argentina puede ser despiadada, y cuando una primerísima figura abandona un ciclo exitoso tras la salida de su antiguo jefe, el obvio rumor que comienza a correr es que tiene una pésima relación con la nueva persona que está frente al ciclo; eso, precisamente, ocurrió cuando Romina Manguel decidió renunciar a Animales sueltos y todos dijeron que se llevaba muy mal con Luis Novaresio, al no tener la clase de química que tenía con el creador del programa, Alejandro Fantino.

De hecho, en un momento ocurrió un episodio que todos recuerdan donde el periodista cortó a la panelista, el director decidió mandar a un corte y, cuando se regresó al estudio, la mujer ya no estaba en el piso; ahora, Romina aceptó hablar con el periodista Pablo Montagna, en Radio Rivada, sobre RM, su nuevo emprendimiento, un ciclo de entrevistas que realiza para A24. Aunque intentó evitar la polémica, la mujer le tiró lo que parece varios palitos a su exjefe Luis Novaresio.

El primero fue: «Creo que inconscientemente lo buscaba, pero no por una cosa de ego de decir ‘es mi programa’, sino por ponerle tu tono, tu impronta, bajar línea que tenés ganas. Me sorprendió. A veces las mejores cosas pasan así. Al margen de las duplas que conducen los noticieros, somos muy pocas mujeres al frente de programas políticos. No creo que tenga que ver solamente con los canales, sino también con las audiencias». Luego pareció tocar un punto sensible pero sin mencionarlo, es decir, porque no quedó ella a cargo de Animales sueltos.

«No sé si están listos para ver a una mujer frente a un programa de política, pero hay una porción de la audiencia que sí le interesa. Se dice que los programas con mujeres no funcionan, que la gente no quiere, que no tienen credibilidad pero me parece que al tener buen rating es una forma de desmentirlo», aseguró y luego se refirió a su renuncia al programa que conduce Luis Novaresio. «Mi trabajo se desvirtuó en el programa porque en lugar de hablar de política hablábamos con médicos, epidemiólogos, de cuestiones que uno no maneja. No digo que no tendría que haber sido así pero para mí era muy difícil».

Para explicar su decisión de renunciar, Manguel habló de los horarios en los que trabajaba que, al parecer, ya no la convencían: «Me empecé a asustar, no me gustaba volver a mi casa tan tarde y dejar a mis hijas para hacer algo en lo que sentía que ya no estaba aportando mucho. No dejaría un lugar por nadie. Es difícil ser mujer y estar en la tele en un programa político. Pero mirá si lo voy a dejar porque un compañero me dice algo». ¿Saldrá a decir algo Novaresio?

 

 

Fuente: El intransigente