El fiscal Guillermo Pérez La Fuente pidió 35 años de cárcel para Cristian Aldana por seis de los siete casos que se le imputan por abuso sexual y corrupción de menores. Para el séptimo caso pidió la absolución por falta de pruebas.

El músico interrumpió nuevamente la audiencia a los gritos, reclamando que se siente torturado, que la Cámara de Casación no hace lugar a sus pedidos de indefensión y que no considera que sea un juicio justo.

Tanto el fiscal como la querella de las víctimas señalaron como principal prueba el peritaje psicológico y psiquiátrico del Cuerpo Médico Forense al músico. "En base al psicodiagnóstico practicado puede informarse que el Sr. Aldana presenta trastorno de la personalidad compatible con rasgos antisociales, se encuentra adaptado a la realidad y sin emergencia de patología psíquica aguda en curso". Los peritos dijeron en su informe que no presenta indicadores psicopáticos y que muestra en las relaciones interpersonales un "carácter superficial, borramiento de la diferencia generacional y escasa diferencia del género con aspectos a nivel psico-sexual que denotan conflictos y una modalidad de satisfacción regresiva".

Después de un cuarto intermedio, la audiencia se retomó a las 14:30 donde el músico terminó su declaración indagatoria. Allí rechazó todos los cargos que se le imputan, habló sobre las relaciones con las denunciantes, habló de la posición política de ellas, y que el juicio que enfrenta era político. El jueves continuará su declaración.

Ayer se venció el tiempo para que Aldana presente un nuevo abogado privado. Con sus nuevos abogados oficiales tiene que encarar los alegatos de la defensa y llegaría el final del juicio. Ayer a última hora, el tribunal le rechazó los careos y la presentación de nuevos videos por su conducta y porque considera que hay maniobra dilatoria rumbo a la sentencia, que es inminente.

Fuente: Página 12