Carmen Barbieri fue una de las personas del medio que más padeció el coronavirus. Sucede que, al igual que Sergio Lapegue, la capocómica es asmática y el contagio le jugó una muy mala pasada, dejándola en coma farmacológico del que, por fortuna, ya salió; por lo que Federico Bal reveló cuál fue su primera inquietud al despertar. 

En diálogo con Implacables, El Nueve, el ex de Laurita Fernández indicó que si bien aún "delira un poco por la falta de oxígeno y la medicación", la actriz está mejorando poco a poco, tras haber luchado contra una neumonía bilateral causada por el Covid-19, de la cual se intenta recuperar desde hace semanas en la Clínica Zabala, donde está internada. "Es una alegría, porque fueron días de mucha angustia", aseguró Bal.

Por su parte, cabe destacar que la actriz mantuvo con su alarmante cuadro de salud en vilo al medio, colegas del espectáculo, amigos y fanáticos, dado que los partes de hace unos días no eran los más óptimos. Sin embargo, Barbieri presenta mejorías cada día y eso se pudo saber con la primera manifestación de su deseo al salir de ahí. 

 

"Lo primero que me dijo. Me decía ‘tengo que cocinar’. Yo le decía que primero tiene que curarse. El trabajo y todo va a esperar así que, por suerte están todos muy contentos en Telefe esperándola", reveló sobre el deseo de Carmen de poder comenzar en MasterChef Celebrity, reality gastronómico que este 22 de febrero lanza su segunda temporada y que la convocó como una de las principales figuras; sin embargo, dados los acontecimientos, Carmen no pudo iniciar la temporada, dado que los programas ya están grabados.

Es por ello que, Federico confesó que su madre está reclamando por arrancar en el ciclo de cocina más visto de la televisión abierta. “Está un poco inquieta por irse, pero entiende que tiene que esperar un poco más. Quiere hablar con sus amigos, que la llamen, quiere tener el teléfono", siguió y se lamentó respecto a su necesidad: "Uno no puede desconectarse ni aún enfermo".

Carmen estuvo en coma inducido y muy grave, más de una semana, pero el curso de su salud parece ir por buen camino, dado que ahora ya no está asistida por un tubo de oxígeno, aunque según se supo, se encuentra luchando contra un virus intrahospitalario. 

 

 

Fuente: Exitoína.com