El pasado martes, Silvia Süller alarmó a sus seguidores con una publicación en la que contaba que acababa de salir de una internación. “Internada en el día de ayer. Ya les contaré, ahora no puedo hablar. Los quiero. La afección es del corazón y se llama ‘síndrome de corazón roto’. Es totalmente emocional, como me pasó en 2018, ¿recuerdan? Un infarto que puede llevar hasta la muerte”, escribió la exvedette en su cuenta de Instagram junto a la foto de una cama de hospital con la que agradeció al personal del Sanatorio Otamendi. 

Al día siguiente, Silvia volvió a dirigirse a los “süllermaníacos” y, ya con el ánimo más arriba, contó que estaba en su hogar tras el susto que tuvo al sentir el fuerte dolor en el pecho por el que fue asistida por su vecino, quien la llevó al centro de salud y la acompañó en todo momento.

 

A post shared by Silvia Suller (@sullersilviaok)

 

 

“Ya estoy en casa recuperándome. El subconsciente me mata, me traiciona y me lleva siempre al pasado pero ya superé dos, la tercera es la vencida, dicen, así que la semana que viene empiezo con una psicóloga. ¡Pensé que podría sola algún día, pero veo que no! Los quiero”, dijo.

Luego, en diálogo con Hay que ver, Süller se explayó sobre la angustia que la aqueja y que, aseguró, fue lo que la llevó a sufrir este episodio que se dio en un momento en el que se le juntaron varios factores emocionales.

 

A post shared by Silvia Suller (@sullersilviaok)

 

"Nunca volví a hacer pareja, no tengo amigos, soy solitaria, vivo encerrada. Y además es el primer aniversario de la muerte de mi madre y soy muy emocional. Tenemos una membrana finita que recubre el corazón y que lo aprieta. Sentía que no podía respirar, un fuerte dolor de pecho. Estaba a los gritos pelados, llorando. Se comportaron muy mal en mi obra social, la de Actores: no me quisieron atender. Tuve que poner 20 mil pesos de mi bolsillo e ir a un sanatorio, porque si no me moría", aseguró en el ciclo de El Nueve.

Luego contó que, al no poder caminar, su vecino debió llevarla en brazos hasta la clínica. 

 

“Ahora estoy bien con un corazón de una quinceañera, pero roto", dijo. Además, aseguró que no va a “bajar los brazos”, que “la vida continúa” y que todavía quiere “gozar y disfrutar”. 

Cabe recordar que Silvia viene de vivir un infarto agudo de miocardio, en marzo de 2018, por el cual la operaron y le colocaron un stent. En ese momento, al salir de la internación, la mediática también explicó que el motivo había sido la angustia y la presión que estaba atravesando.

 

Fuente: ciudad.com