Alec Baldwin daría un paso al costado de la actuación por un largo tiempo. La decisión llega después de disparar un arma de utilería, terminando con la vida de Halyna Hutchins, la directora de fotografía, e hiriendo al director Joel Souza, que ya se encuentra en buen estado de salud después de ser internado.

El accidente ocurrió en Nuevo México el pasado jueves, donde se estaba rodando “Rust”. Mientras realizaba una prueba de cámara, Baldwin disparó a cámara con un arma real y no de utilería como estaba estipulado, impactando letalmente a Hutchins e hiriendo a Souza.

De acuerdo a la revista People, Baldwin quiere “tomarse un tiempo para él mismo y centrarse” después del grave accidente, algo que el actor ya hizo en situaciones previas cuando pasó por momentos difíciles en su vida. “Así es como él maneja los momentos difíciles. Cuando algo malo ocurre, a corto plazo, se aleja de la mirada pública”, explicaron.

Según el mismo medio, el actor estuvo “histérico y absolutamente inconsolable durante horas” tras el disparo. “Todo el mundo sabía que era un accidente, pero estaba totalmente devastado”, señalaron.

Además, catalogaron a Alec Baldwin como “alguien que se preocupa mucho, así que puede ser muy duro consigo mismo”, sumado a que el actor históricamente tuvo una buena reputación en Hollywood y en la industria en general. “Eso es verdad en general, en situaciones que no son tan serias como esta. Pero en esta situación, es otro nivel porque hay involucrada una muerte”, explicaron desde People.

Según el Daily Mail, Baldwin asistió al funeral de Hatchins. Allí se lo vio junto a Matthew Hutchins, el esposo de la víctima, y su hijo Andros, de 9 años.

Fuente: La100.cienradios.com