Wanda Nara se manifestó en defensa de Joaquín Nahuel, en nene pastelero que se volvió viral en Twitter por el emprendimiento que inició para poder pagarse una operación muy cara. A pesar de que recibió el cariño de millones de desconocidos de Internet, también fue agredido y burlado por algunos usuarios y muchas celebridades lo defendieron en sus redes.

Cuando la mamá de Joaquín se enteró de los mensajes de odio que recibía, tomó la decisión de cerrarle la cuenta. “Soy la mamá de Joaco! Sepan disculpar, pero ya no va a tener tw. Le dijeron pastelero discapacitado, que su brazo no es lo único deformado. Yo entiendo que tw sea así pero es un nene y esto le está haciendo mal! Empezó con preguntas y es por eso que empecé a revisar”, publicó la mujer desde el perfil del niño.

Muchas personas de la farándula, como “La China” Suárez y Tini Stoessel, defendieron a Joaquín y alentaron a sus seguidores a apoyarlo con su emprendimiento. Ahora, Wanda etiquetó al nene en un posteo y le expresó su deseo de que le cocine una torta para uno de sus hijos. “Me encantaría que puedas hacerle la torta de cumpleaños a mi hijo en Argentina. Sos un ejemplo para cualquier niño y para el mundo”, le escribió.

Wanda Nara sorprendió con un gran gesto solidario con Joaquín, el niño pastelero: “Nunca bajes los brazos y que nadie te diga que no puedes cumplir tus sueños”

“Nunca bajes los brazos y que nadie te diga que no puedes cumplir tus sueños. Puedes lograr todo lo que soñás y más”. Recientemente, Joaquín, que a raíz de las agresiones había considerado dejarlo todo, publicó un video nuevo con un mensaje profundo para sus seguidores.

La historia de Joaquín, el nene que se hace tortas y se volvió viral en Twitter

Joaquín Nahuel tiene 10 años, es de General Rodríguez y su pasión es la pastelería. Por esto, aprovechó las herramientas de alcance y difusión de las redes sociales y empezó a publicar en Twitter fotos de las tortas que cocina en su casa, para pagarse una costosa operación.

Resulta que, un tiempo atrás, sufrió un accidente doméstico que le dejó el 25% de su cuerpo quemado. “Estaba jugando con mi hermano, era el cumpleaños de mi mamá, agarramos el alcohol y había quedado brasa. Le tiramos a la brasa y nos prendimos fuego los dos”, relató Joaquín, en diálogo con La Nación sobre aquella vez, en la que tuvo que ser ingresado en el Hospital de Quemados de Caballito y permanecer allí durante todo un mes.

Fuente: El Destape