Los rescatistas sostienen que hicieron lo mejor que pudieron pero que no logran encontrar ni una pista de lo que pasó con Emiliano Sala, el futbolista de 28 años que desapareció tras tomarse un avión privado. Pero la familia pidió no bajar los brazos, llamó a una cadena de oración y ahora junta dinero para sostener la investigación.

 

Al día de hoy, los familiares de Sala cuentan con casi 340 mil euros para cubrir los gastos de la búsqueda privada de la avioneta Piper PA-46 Malibú que desapareció el lunes pasado por la noche cerca del Canal de la Mancha.

 

La lista de los aportantes la encabeza el futbolista francés Kylian Mbappé, quien irónicamente dentro de la cancha fue uno de los verdugos de la selección argentina en el último Mundial, y aparecen solamente tres futbolistas argentinos: Lucas Ocampos, Alejandro "Papu" Gómez y Fernando Forestieri.

 

 

Fuente: Minuto Uno.