El presidente Mauricio Macri agarró su libreta de decretos de “necesidad y urgencia” para sumar uno que es, al menos, polémico: convirtió la Secretaría de Deportes en una Agencia de Deporte Nacional con autonomía para administrar sus fondos y sus bienes.

 

El nuevo organismo se pone como objetivo "entender la orientación y la programación, promoción, coordinación, asistencia, ordenamiento y fiscalización de la actividad deportiva en todo el país en todas sus formas y en todas sus modalidades, con excepción de la actividad deportiva de carácter educativo".

 

De esta manera, y a solo seis meses de realizados los Juegos Olímpicos de la Juventud que "fueron un ejemplo para el mundo", en el año de los Panamericanos, a un año Tokio 2020 y en medio de una arremetida sobre los terrenos del Cenard, el Gobierno baja de categoría a la Secretaría de Deportes y la borra como hizo, sin ir más lejos, con el Ministerio de Salud. Y al bajar de categoría, proponiendo que administre con “autonomía” sus fondos y bienes… abre la sospecha de que algún amigo suyo vuelva a beneficiarse con el cambio.

 

Fuente: La Nación.