Camila entrena dos veces por semana en las instalaciones del Atlético Madrid. Concurre por la tarde, una vez que termina su jornada escolar porque tiene tan solo 9 años. Además, de manera particular, los miércoles hace "tecnificación", que es una clase de intensificación en materia física y técnica. Todos los sábados disputa los partidos del torneo de su categoría.

 

El plantel eligió a la defensora -que aunque juega como lateral por la derecha usa la camiseta número tres- como una de las capitanas "por ser buena compañera". Eso le ha permitido a la nena argentina portar la cinta en su brazo durante varios partidos de la actual temporada.

 

"Lo que más me gusta de ser parte de un equipo es poder conocer personas y compartir momentos. Es una sensación muy linda que las otras personas te quieran a vos y vos a ellas. Un equipo tiene muchas partes: vos sos una de ellas y te sentís orgullosa de estar. Todos se vuelven como una familia", le dijo "Cami" Duaip Parrilli a Infobae.

 

 

Hace tres años y medio, la familia hizo las valijas y dejó su casa en Escobar para mudarse a Madrid, España. El desarraigo suele traer dudas e incertidumbres pero, en este caso, abrió una gran oportunidad para la pequeña, quien por fin pudo cumplir su sueño de jugar al fútbol.

 

"Mi sueño más grande en la vida es debutar en la selección argentina y llevar puesta la camiseta para jugar con ella en el corazón", reveló Camila, quien podría ser la verdadera “heredera” deportiva de Maradona, quien también sus primeros años dijo que su sueño era “jugar un Mundial”.

 

 

Fuente: Infobae.