La pretemporada de Gimnasia se vio convulsionada y no por la llegada del Pulga Rodríguez, sino porque se produjo un "hecho de violencia" con los jugadores jóvenes que fueron ascendidos a primera división. ¿Qué pasó? En el clásico bautismo que los profesionales le dan a todos los juveniles de los equipos de fútbol, hubo excesos de parte de tres futbolistas, Matías Pérez García, Nelson Infran y Brian Aleman, por lo que éstos fueron separados del plantel por unos días.   

Por estas horas, el tema parece ser que habría quedado en el olvido porque intervino el presidente del club, Gabriel Pellegrino, para que los acusados que habrían golpeado en demasía y lastimado a los chicos, se reintegren a las prácticas, que habían comenzado el 7 de junio en Estancia Chica.

Si bien los mencionados ya se entrenan a las órdenes de Mariano Messera y Leandro Martini, la situación de ellos no ha quedado del todo bien. Por ejemplo, se habla de la búsqueda de salida de Aleman, quien no formó parte del equipo en el amistoso contra Banfield del fin de semana pasado. En cuanto a Pérez García, su contrato vence en diciembre y por ahora no acordó su continuidad. Y en lo que respecta al arquero Infran, si bien no es titular, en la temporada pasada la dupla técnica lo había probado en algunos partidos y habían quedado conforme con sus actuaciones. 

Gimnasia jugará un amistoso el sábado ante Independiente en Villa Domínico, a la espera de poder contar definitivamente con el Pulga, quien pese a haber firmado el contrato todavía no se ha podido sumar regularmente a los trabajos. Veremos qué sucede con los jugadores señalados y si este tema (salió a la luz por la intervención de los familiares de las víctimas) quedará en el pasado. 

Fuente: Depo.com.ar