Supieron tener enormes diferencias personales, pero el tiempo facilitó la reconciliación y hoy mantienen un vínculo de mutuo respeto. Los protagonistas de esta historia son Guillermo Vilas y José Luis Clerc, dos de los máximos exponentes del tenis argentino de todos los tiempos. Prueba del enorme cariño que existe entre ellos en la actualidad fue el sentido relato que Batata hizo este domingo del complicado estado de salud que vive Willy.

“¿Cómo está Vilas?”, le preguntó Juana Viale a Clerc en su programa de Canal 13 en relación al cuadro de deterioro cognitivo que afecta al ganador de 62 títulos ATP. El ex tenista tan solo se limitó a expresar “Ay” y pronto hizo un largo silencio. “¿Está complicado, no?”, insistió la conductora y Batata asintió.

“Me mueve mucho, disculpen. Hice toda mi carrera con él. Es doloroso lo que está viviendo Guillermo”, señaló el comentarista de la señal ESPN. Y contó cómo fue que se enteró de los problemas de salud que atraviesa Willy hace ya unos años: “Hace mucho estaba en Roland Garros y me fui a su academia de tenis en Mallorca. Me mandó un Whatsapp y me dijo: ‘Batata, estoy un poco enfermo’”. En ese momento, el ex tenista se quebró de manera definitiva: las lágrimas invadieron sus ojos, la voz comenzó a flaquearle y rompió en llanto. Teté Coustarot, otra de las invitadas al programa, debió interceder.

José Luis Clerc se quebró al hablar de la salud de su amigo Guillermo Vilas

Instantes después, ya algo más recuperado, Clerc habló de cómo fue que limaron las asperezas con Vilas luego del distante vínculo que tuvieron durante sus carreras profesionales. De hecho, por aquellos tiempos, llegaron a representar juntos a la Argentina en varias ocasiones en la Copa Davis sin siquiera dirigirse la palabra.

“Es muy duro hablar de él. A mí me emociona mucho, él se portó muy bien con un tema personal, familiar y para mí eso borró todo: borró la competencia y los malos momentos”, precisó. Luego, continuó: “Yo hice toda mi carrera con él. No digo que gracias a él jugué al tenis, pero él fue mejor que yo y abarcó toda la presión, sobre todo cuando veníamos a jugar a Argentina, y yo era el que lo acompañaba”.

“Lo extraño mucho, lo quiero, lo adoro y sufro mucho”, dijo Clerc sobre Vilas, quien lleva ya varios años radicado en Mónaco, donde vive junto a su esposa y sus hijas. Batata compartió, además, las últimas novedades que recibió del estado de salud del ganador de cuatro torneos de Grand Slam entre 1977 y 1979, quien recientemente recibió la visita de otra leyenda del tenis como el sueco Björn Borg. “Hace algunas semanas hablé con un gran amigo de él y me dijo que estaba estable, eso me pone contento”, finalizó.

Fuente: Infobae.com