El futbolista croata Ivan Gazdek se volvió conocido en las redes al protagonizar una muy repudiable actitud durante un partido: una gallina invadió la cancha y, molesto, él la mató de una patada.

El episodio tuvo lugar en la localidad de Zelengrad, durante un encuentro de la liga amateur local, cuando un grupo de gallinas de un vecino se metió en el campo de juego. Entonces el futbolista corrió hacia ellas para espantarlas, pero una quedó en la cancha y Gazdek la mató de una patada.

 

 

Luego el hombre de 23 años agarró el ave y la tiró con fuerza al lote lindero. “El juego estaba en un momento sensible y me sentía nervioso", buscó justificarse y agregó: "Incluso en el vestuario tuvimos una pequeña pelea“.

“Las gallinas están constantemente entrando al campo, por lo que el juego tiene que ser detenido", aseguró y detalló que "el césped está cubierto de materia fecal, es muy antihigiénico“.

“Lo siento mucho, así que le envié una carta y una nueva gallina al dueño para disculparme”, aseguró.

De todas modos, el joven iracundo fue expulsado por actitud antideportiva y una ONG lo denunciará por maltrato animal. En caso de ser condenado, podría enfrentarse a un castigo de hasta un año de prisión.