Mientras en Boca la renuncia de Mario Pergolini trajo polémica, una frase pronunciada por el mediocampista uruguayo Lucas Torreira comenzó a dibujar una sonrisa en los hinchas del Xeneize: "No quiero jugar más en Europa, me quiero ir a Boca".

El volante de Atlético de Madrid sufrió recientemente el fallecimiento de su madre por Covid-19, motivo por el cual se encuentra actualmente en Uruguay. Según confesó en diálogo con ESPN, la noche de la muerte de su madre le dijo a su representante que quería mudarse a La Bombonera: "La noche que falleció mi mamá, a las 4.15 de la mañana me llamaron y uno de las primeras personas a las que le comuniqué la noticia fue a mi representante. Apenas le comuniqué eso, le dije: 'Pablo, yo no quiero jugar más en Europa, me quiero venir para Boca".

Hace días que el nombre de Torreira es vinculado con Boca y eso provocó una reacción en su padre que también le da fuerzas para intentar dejar Europa atrás para cumplir su sueño. "Mi papá, emocionado, me dijo entre lágrimas que era el momento de jugar en Boca", compartió, visiblemente emocionado y conteniendo su llanto.

Más allá de confesar que su representante no sabía nada acerca de lo que iba a declarar respecto de sus ganas de jugar en Boca, el uruguayo aseguró que su decisión no es repentina: "No viene desde ahora, desde hace dos años que no estoy pasando por un momento muy bueno a nivel personal al no tener continuidad. Me dolió mucho la decisión de Arsenal al dejarme ir, por todo lo que hice por el club. En el Atlético no estoy jugando como quiero y eso me duele, porque soy un jugador que vive del juego y mi estado de ánimo depende de cómo me va en la cancha".

Al mismo tiempo, explicó que su plan original tampoco era el de venir ahora al Xeneize, sino que pensaba "hacer un contrato más en Europa y después venir". "Mi intención nunca fue ir a Boca a los 35 o 37 años. Yo quiero competir porque siempre me gustó Boca. No conozco Argentina, no conozco La Bombonera. Pero es algo que lo tengo adentro y me tengo que dar el gusto. Cuando te pasan este tipo de cosas, este golpe tan duro que me dio la vida, uno cae a tierra. Lo escucho a mi papá, que siempre me dice que la pelota no es todo. Hoy quiero darme ese gusto".

Al ampliar sobre el tema, el mediocampista aseguró que tantos años lejos de su familia tampoco lo ayudan a sentirse mejor: "Me tocó irme con 17 años a Italia y he estado muchos años fuera del país, lejos de mi familia. A mi me tira el pueblo y me duele estar lejos, estar solo en las fiestas y cumpleaños. Ojalá se pueda dar".

Ahora bien, así como confesó sus ganas de mudarse a Brandsen 805, también reconoció que un pase a Boca no sería sencillo, aunque pareció dejarle un mensaje al Arsenal y Atlético de Madrid: "Hoy estoy diciendo esto y hay muchas cosas que no puedo controlar, porque tengo contrato con Arsenal y hasta mitad de año soy jugador del Atlético, pero ojalá que los equipos puedan encontrar una solución para el bien mío, porque creo que me lo merezco".

Más allá de su deseo, Torreira tiene en claro que debe volver a Atlético de Madrid cuando finalice su licencia y no tiene nada que reprocharle conjunto español: "Yo ahora tengo que volver y concentrarme en el equipo porque se ha portado muy bien en este tiempo y mis compañeros se han hecho sentir en este momento, eso es importante. Hay que estar, por más que duela. Queda casi un mes y medio de competencia y sabemos lo importante que es La Liga porque venimos peleando desde el primer partido arriba. Ojalá pueda terminar esta temporada levantando el título".

Si bien es jugador del Colchonero, su pase pertenece hasta junio de 2023 a Arsenal y allí radica el principal impedimento. Sin embargo, Torreira asegura que todo depende de que se pongan de acuerdo porque, desde lo contractual, está dispuesto a hacer el esfuerzo: "Todo depende de Arsenal y de cómo se comuniquen los clubes, a ver si llegan a un acuerdo. Mi decisión, está más que clara, no pasa por el dinero. Si quisiera seguir ganando dinero, sigo en Europa porque equipos me van a sobrar y tengo muchas ofertas. No pasa por ahí. Si bien va a ser complicado, ojalá se dé y seguramente sea un año en préstamo, porque tengo dos de contrato. Si Boca me quiere, me tiene que comprar y no sé cuántos millones estoy valiendo, pero para Boca seguramente serán muchos".

Así, Torreira dio el primer paso y la pelota está del lado de Boca, que sabe que negociar directamente con Arsenal por una compra es una tarea imposible. De todas maneras, el Consejo de Fútbol deberá al menos levantar el teléfono y entablar charlas con el jugador para ver si logran cumplirle el sueño y sumar un refuerzo de jerarquía y categoría mundial.

 

 

Fuente: TyCSports.com