"Fui al vestuario porque hice lo que sentí, más allá de la regla", afirmó Marcelo Gallardo al finalizar el partido entre Gremio y River que le dio la clasificación a su equipo a la final de la Copa Libertadores. La cuestión es que el entrenador tenía prohibido hacerlo, al igual que comunicarse con su cuerpo técnico que estaba en el banco de suplentes. Y eso es lo que Gremio utilizaría como pruebas para pedir la eliminación del Millo. 

"Se violó un reglamento y haremos una protesta formal ante la Conmebol", afirmó Duda Kroeff, vicepresidente del club de Porto Alegre, en declaraciones al sitio Todo Pasión. Para hacer el reclamo formal, el club brasileño tiene 24 horas desde la finalización del encuentro. 

"Hasta anoche creíamos que no podíamos hacerlo, pero ahora sabemos que sí. Durante la mañana se reunirá nuestro departamento legal para presentar la protesta en la Conmebol. Vamos a protestar el partido. Estamos muy enojados y sabemos que a la Conmebol también le molestó mucho", añadió el dirigente. ¿Qué pasará?

 

Fuente: olé.com