Más allá del pésimo operativo de seguridad, de la salida de Ocampo, de la negligencia al dejar pasar el micro cerca de la gente de River, la Conmebol ya tomó una decisión independientemente de lo que decida del Tribunal: sancionó al club de Núñez sacándole la localía en la revancha. Dejando en claro que lo que decía D'Onofrio a modo de defensa, asegurando que esperaba que se jugase en el Monumental y con público, ya quedó out.

Decisión impensada de la Conmebol, teniendo en cuenta que se espera el fallo del Tribunal. Cortó de plano con la idea de dejarle a River la chance de ser local, como lo fue Boca en la Bombonera. Es una forma de darle un grado de responsabilidad al club por todos los incidentes.

Mientras Boca sigue con la idea de ganar los puntos por el escritorio (“vamos a esperar, no aceptamos jugar ningún partido hasta que el Tribunal se expida, y en todo vamos vamos a apelar”, dijo Angelici), ya hubo una primera sanción a River, que de mínima se pierda la chance de ser local y ya no estará en igualdad de condiciones.

Una sanción que River, en definitiva, no esperaba...

 

Fuente: olé.com