“Esto no da para más. No sé si llegaremos a mayo o junio”. Las palabras son del empresario Antonio Toledo, dueño de la famosa cadena de supermercados marplatense que son ya tan clásicos como los alfajores o los propios lobos marinos de la Bristol.

 

La crisis económica ya se llevó a “La Boston”, la confitería que hacía las medialunas más populares de la ciudad, y son muchas las familias que quedaron en la calle. Lo mismo sucedería pronto con quienes trabajan en las sucursales de Toledo.

 

En una entrevista que le bridó al programa El Locutorio de Telemax, el empresario local enfatizó: “Llevamos 54 años como supermercadistas y llega el momento de tirar la llave por la ventana y que siga otro. No podemos aguantar la presión tributaria, la de los impuestos. Es tremendo. Hago mal en decirlo, pero ya lo he dicho: no da para más”.

 

La empresa marplatense emplea a casi 2.000 personas e indirectamente genera trabajo a casi 10.000 y a la par afronta diversos inconvenientes de tipo gremial, recientemente la Justicia falló a favor de un grupo de ex trabajadores para que sean reincorporados a sus funciones. Con estos planteos no se sabe, entonces, qué será de ellos.

 


Fuente: Ámbito.