Los números son preocupantes: en 2018, los habitantes de la Argentina compraron 100 mil medicamentos menos por día en comparación con 2017 y se estima que no son buenas noticias: no es que la gente se enferme menos o se cure de repente sino que muchos están abandonando tratamientos crónicos porque el sueldo no les alcanza.

Esta venta de medicamentos comenzó a caer con fuerza a partir de mayo, en coincidencia con el agravamiento de la crisis económica. Así lo destaca un informe elaborado por la consultora de salud IQVIA y la Confederación Farmacéutica Argentina (COFA).

Si en 2017 se habían expedido unas 740,3 millones de unidades de medicamentos (esto se refiere a envases, cajas, frascos u otras presentaciones), el año pasado ese número cayó a 702,4 millones. Noviembre y diciembre fueron los peores meses, con descensos interanuales de 9,7% y 8,6%, respectivamente.

En el último mes del año, por ejemplo, la caída fue del 13% interanual en remedios de venta libre y del 7,1% en los de venta bajo receta. En noviembre, en tanto, los derrumbes habían sido del 16,1% para las drogas que no requieren prescripción médica y del 7,5% para las otras. En enero de 2019, en tanto, la retracción fue algo menor, pero también relevante: 5% en recetados y 8,7% en venta libre.

 

Fuente: Minuto Uno.