El Gobierno nacional impuso por decreto un aumento salarial para los docentes universitarios que es una total vergüenza: un 5% en negro, no remunerativo ni bonificable.

 

Según explicó el sindicato de docentes de la UBA, AGD, esto implica que la magra suma no va a las jubilaciones ni a nuestra obra social, atacando la salud y a los profesores jubilados, además de achatar la escala salarial, retrotrayéndonos a la situación que vivieron en el año 2005.

 

En la última reunión paritaria, luego de un vergonzoso cuarto intermedio pedido por el macrismo ante su falta de propuesta para dar una respuesta al desfasaje salarial producido por una inflación de más del 47% en el 2018, llega ahora esta decisión unilateral.

 

Y a raíz de ello, los docentes agremiados en AGD hacen un llamado a organizarse en las próximas fechas de finales y cursos de verano en todas las sedes de la Universidad. El objetivo es armar un gran repudio a esta afrenta que incluirá el paro general de sus actividades en defensa de nuestro salario y nuestros derechos.