La crisis económica que generó el macrismo provocó todo tipo de cierres: la tradicional Clásica y Moderna en Recoleta, la histórica confitería Boston en Mar del Plata y ahora también golpea duro a un gigante.

 

La empresa mexicana Coca Cola-Femsa, principal embotelladora de la gaseosa en nuestro país, le pidió al Ministerio de Producción y Trabajo un procedimiento preventivo de crisis (PPC) para negociar, conjuntamente con el sindicato, cómo hacer frente a los aproximadamente 80 despidos que pretende realizar.

 

Este miércoles se realizó la primera reunión en la que los representantes expusieron la situación de la empresa y el viernes se realizará un nuevo encuentro para analizar el camino a seguir.  

 

En los últimos días, otras compañías optaron por una estrategia similar: Fate, el fabricante de neumáticos, podría despedir hasta 400 empleados y Avianca Argentina, que asegura que tiene 80 pilotos para dos aviones, busca dejar de pagar cargas sociales y negociar retiros voluntarios.

 

 

Fuente: Infobae.