La ola de calor fue insufrible para todos, más para los cientos de miles que se quedaron sin luz porque colapsaron las redes de Edenor y Edesur. Pero más insufrible serán a partir de ahora las facturas de los servicios dado que a partir de este viernes aumentan hasta el 32 por ciento para todos.

 

La noticia no cayó en el mejor momento: el martes 22 de enero fueron unos 300 mil los usuarios que se quedaron a oscuras y sin ventilación porque el suministro eléctrico se cortó. Y el número de perjudicados fue creciendo con el correr de los días. Pero ni eso pudo frenar al tarifazo.

 

Según los datos de la Secretaría de Energía, las tarifas de Edenor y Edesur subirán a partir del viernes 1 un 26% promedio simple, en los términos oficiales.

 

Desglosando por tipo de usuario, se nota que las categoría R1, R2 y R3 en las que se ubican 3,87 millones de hogares de Capital Federal y Gran Buenos Aires, tendrán un alza del 30 al 32%. Recién a partir de las categorías más altas que implican consumos superiores a 500 kilovatios mensuales se encuentran las subas menores al 30%.

 

Pero este aumento no significará mayores ingresos para las distribuidoras, porque lo que se aplica es la suba en el precio mayorista de la energía y en el precio de la potencia.

 

Recién en marzo, el aumento que se aplique en Capital Federal y Gran Buenos Aires – 14% promedio simple- será para mejorar los ingresos de Edenor y Edesur. En ese caso, para los consumos que agrupan al mayor número de hogares, la suba rondará un 10%.

 

 

 

Fuente: Ámbito.