El tarifazo golpeó fuerte a la clase media y baja. Las golpeó tanto que muchas familias tienen que pedir un préstamo bancario solo para pagar las facturas de los servicios.

 

La razón está a la vista: en los tres años y medio que lleva la gestión de Mauricio Macri como presidente, el gas aumentó 2.037%, la luz un 2.673%, y el agua 1.250%, mientras las paritarias tuvieron techos bajísimos.

 

Según un relevamiento de MONI, una plataforma que ofrece préstamos y a la vez tiene un servicio de pago electrónico, la gente sacó créditos personales para abonar las facturas de luz, gas y agua mayormente.

 

Las facturas de telefonía también evidenciaron un incremento en la cantidad de transacciones del 18% y en el volumen en pesos pagado de 31%. Por eso, ahora la gente que pide préstamos suele destinar ese dinero para cancelar deudas antes que invertir. Mientras, el Gobierno anuncia nuevos “sinceramientos” en las tarifas de los servicios y el transporte.

 

Fuente: Minuto Uno.