Los trabajadores deberán hacer frente a un nuevo tarifazo: a las subas en los servicios de gas y del transporte público que llegaron en abril ahora se le suma un orquestado aumento de las petroleras, que pretenden recaudar más por sus productos.

 

 

A partir de este miércoles 11 de abril, la petrolera nacional YPF implementó un aumento del 3% en el precio de sus combustibles. Eso lleva a que los precios del litro en los barrios porteños se cobren entre en $22,06 (diésel); $25,24 (nafta Super) y $29,28 (Infinia).

Este nuevo tarifario hace que la empresa acumule ya una suba del 11,5 por ciento en lo que va del año mientras sus competidoras tienen un promedio del 13,5 por ciento. Todo esto obliga a reajustar el costo final de la canasta básica que está cada vez más cerca de llegar a los 20 mil pesos por mes, cuando la mayoría de los trabajadores tiene un ingreso cercano a los 11 mil.