El animal fue encontrado hace dos meses en Australia y fue nombrada Abigail. Este bello ser vivo se la vive al día de hoy, abrazando a todos los voluntarios que la encontraron. La canguro reside en el Kangaroo Sanctuary ubicado en Alice Springs. Ella perdió a su madre cuando tenia sólo dos meses de nacida, y los voluntarios decidieron encargarse de su crianza.
 

 

Se creía que Australia estaba sobrepoblado con canguros. Por ello, la venta de carne de este animal es admitida, y la exportación de productos relacionados a la especie representa 29 millones de dólares al año y unos 4,000 empleos en el país de Oceanía.

Sin embargo, los recientes incendios han destrozado la flora y fauna del país y seguramente las cifras de esos ejemplares se redujeron críticamente. Esto significa que será necesario chequear nuevamente la cantidad de animales restantes, a fin de evitar su extinción. Por suerte, también hay un buen número de voluntarios dispuestos a preservar la vida de los canguros y de todo tipo de especies.
 

Cabe mencionar que los canguros son animales muy familiares, por lo que perder a un familiar puede poner en riesgo la vida de los canguros. Es por ello que es aún más aplaudirle la labor de este refugio, quienes no solo les han brindado comida y los cuidados que necesitan sino también mucho amor y cariño.

El fundador del refugio es Chris Brolga y su motivación nació cuando se enteró de que el centro asistencial más cercano de la zona silvestre se encontraba a 1500 km de distancia. Su espacio cuenta con 188 acres de terreno y ofrece recorridos a sus visitantes.
 

 

 


Fuente: Nation