Con más de 55.000 muertos el presidente brasileño Jair Bolsonaro dice que hubo exceso de preocupación con el COVID-19.

Eso no impidió que le hiciera un bizarrísimo homenaje a las víctimas con un Ave María tocada en acordeón y cantada a los gritos. 

Para hacerlo más insólito, quien toca y canta a pedido del presidente no es otro que Gilson Machado Neto, el titular de Embratur, la Agencia oficial de promoción de turismo, un funcionario de su gobierno.

 

Samuel on Twitter

El presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, durante la transmisión que realiza semanalmente por Facebook, homenajeó a los muertos por coronavirus en el país. Junto al ministro de Economía, Paulo Guedes, y a una intérprete de señas; le pidió al acordeonista Gilson Machado Neto, presidente de Embratur (la agencia estatal federal que depende del Ministerio de Turismo), que interprete la canción “Ave María”, compuesta por el francés Charles Gounod.

“Vamos a hacer un homenaje a los que se fueron víctimas de coronavirus. Entonces, voy a pedirle a Gilson que toque el ‘Ave María'”, dijo el mandatario. “Sé que muchos programas de radio en Brasil pasan el ‘Ave María’ a las 18:00. Entonces, quiero rendir un homenaje”, completó.

En el mismo vivo de Facebook, Gilson Machado también interpretó la canción “Asa Branca”, de Luiz Gonzaga, mientras que Bolsonaro lamentaba la cancelación de las fiestas de junio en el noreste del país.

“Por primera vez, el noreste no tendrá su fiesta de junio. Es una fiesta popular que atrae multitudes, pero por razones de salud no la tendremos este año“, comentó.

En la transmisión en la red social, Bolsonaro informó que ampliará dos meses la ayuda económica que proporciona desde abril a los más vulnerables para paliar los efectos económicos de la crisis del coronavirus, la cual estaba proyectada hasta junio.

“El auxilio de emergencia va a tener una adecuación. Serán, con toda seguridad, 1.200 reales (unos 226 dólares) distribuidos en tres partes”, señaló el jefe de Estado.

De acuerdo con el Instituto Brasileño de Geografía y Estadística, los trabajadores informales representan el 40,6 % (38 millones de personas) del total de empleados del país, castigado por unos elevados índices de desempleo.

Según los últimos datos oficiales, cerca de 60 millones de personas ya han recibido esta prestación, lo que ha supuesto hasta la fecha un desembolso de 76.600 millones de reales (14.452 millones de dólares).

Sin embargo, la entrega de los dineros ha tenido complicaciones en los plazos y en los destinatarios y el Tribunal de Cuentas alertó que 8,1 millones de brasileños que no se ubican entre los más necesitados pueden estar recibiendo estas ayudas.

Brasil, con cerca de 55.000 muertes y 1,2 millones de casos confirmados, es el segundo país del mundo con mayor número de víctimas y contagios del coronavirus, tan solo por detrás de Estados Unidos.

 

Fuente: Diario Registrado / Infobae