La viróloga china Li-Meng Yan, quien huyó el pasado abril a Estados Unidos, afirmó que su país ya sabía en diciembre sobre la facilidad con la que el nuevo coronavirus se transmite entre humanos, a diferencia de lo que en su momento dijo el gobierno chino, liderado por Xi Jinping.

La científica dijo a la cadena estadounidense Fox News que había a estudiar el virus en diciembre en la Universidad de Salud Pública de Hong Kong. Según dijo, estuvo en contacto con otros virólogos que estaban en la China continental y que tenían más información sobre el nuevo coronavirus.

En esos contactos, según dijo, pudo saber que el virus se estaba transmitiendo muy rápidamente entre personas, un aspecto que aún no se conocía. Según su relato, informó al doctor Leo Poon, un presunto contratista de la Organización Mundial de la Salud (OMS).  

“Él me pidió que guardara silencio y que tuviera cuidado”, dijo Yan a Fox.

Las acusaciones a la OMS de corrupción y complicidad con el Gobierno de China por parte de Yan concuerdan con la hipótesis -sin fundamentos-  que el presidente de Estados Unidos, Donald Trump ha aventurado desde el comienzo de la pandemia por coronavirus.

La OMS, por su parte negó las acusaciones de la viróloga y dijo a la cadena que no tienen datos que acrediten que Yan, como ella afirma, trabajara para un laboratorio que colaborase con la organización. El organismo dijo que tampoco tiene en sus archivos datos sobre Poon, el supervisor de Yan.

El virus SARS-CoV-2 fue detectado por primera vez en noviembre en la provincia china de Wuhan. Después de que saliera de territorio chino, el nuevo coronavirus se esparció por todo el globo. Hasta el momento 12,7 millones de personas fueron contagiadas y más de medio millón han fallecido. 

Actualmente, China tiene a la enfermedad bastante controlada, con sólo algunos casos positivos por día, todos ellos importados. La ciudad de Hong Kong, sin embargo, ayer había registrado 29 casos positivos, lo que significaría una tercera oleada de contagios. Según las autoridades, sería la más peligrosa.

 

Fuente: Minuto Neuquén