Todo ocurrió el 14 de noviembre de 2004. Un piloto de la Marina estadounidense, David Fravor, estaba en su nave cuando divisó algo y lo reportó a las autoridades: "No era de este mundo. No estoy loco, no soy alcohólico. He visto muchas cosas... pero eso no era comparable con nada", dijo.

Estaba a bordo de su FA-18 en una misión de entrenamiento cuando vio un objeto de unos doce metros sin alas que volaba delante suyo: "No había visto nada como eso en toda mi vida. Nada que tuviera ese ritmo de vuelo ni esa aceleración. Tengan en cuenta que esa cosa ni siquiera tenía alas", detalló el ex militar en una entrevista con el científico Lex Fridman, del Instituto de Tecnología de Massachusetts.

 

 

El ahora ex piloto de la marina estadounidense, a la que perteneció durante 18 años, vio que el objeto con forma de TicTac (similar a una pastilla ovalada) realizaba extraordinarias maniobras aéreas que ninguna tecnología humana conocida es capaz de hacer. Dijo que el ovni no se parecía a nada que hubiera encontrado.

Fravor había sido enviado a investigar un área donde se detectaron anomalías en el radar. El mando le ordenó vigilar unas aeronaves no identificadas que podían cambiar de altitud de manera drástica y desaparecer de los radares. Fue seguido por otros pilotos que grabaron con éxito imágenes de aquellos extraños fenómenos. Las imágenes del encuentro se filtraron en 2017.

 

CBS News on Twitter

 

Y retoma su relato: "Miramos hacia abajo y vimos una perturbación blanca en el agua, como algo debajo de la superficie. Las olas se rompieron, pero observamos el objeto a su lado, y estaba volando. Se movía alrededor, de izquierda a derecha, y de derecha a delante".

 

Comenzaron a descender con los aviones para ver más de cerca el misterioso elemento: "Mientras nos íbamos acercando, éste comenzó a acelerar rápidamente, subió más allá de donde nos encontrábamos nosotros y de repente desapareció. El aparato no identificado cometió un acto de guerra en el encuentro".

Los controladores aéreos reportaron ese día objetos que caían a gran velocidad desde unos 25.000 metros de altura "en línea recta".

Después que Fravor aterrizó, un colega en tierra localizó con éxito el fenómeno no identificado antes que este bloqueara el radar: "El radar estaba bloqueado en casi todos los modos que se puede ver y cuando se bloquea activamente eso es técnicamente un acto de guerra".

El ex piloto dijo que no había una explicación racional de lo que vieron ese día: "No sé si era vida extraterrestre, pero en un universo infinito, con todas las galaxias que sabemos que existen... si somos el único planeta con vida, es un universo bastante solitario".

 

 

 

Fuente: Clarín